LECCIÓN 15 – LA VIDA DE JESÚS SEA CONFORMADA EN NOSOTROS

15  – NUESTRA COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO HASTA ALCANZAR UNA PLENITUD INTERIOR

 Ampliar este contenido en el blog: ¿Cómo estamos discipulando hoy?

ES UN PROCESO

No podemos pasar por alto que cada persona crece a un ritmo diferente.

1Corintios 3:1-3  De manera que yo,  hermanos,  no pude hablaros como a espirituales,  sino como a carnales,  como a niños en Cristo. Os di a beber leche,  y no vianda.

Hebreos 5:11-16  Sobre este tema tenemos mucho que decir aunque es difícil explicarlo, porque a ustedes lo que les entra por un oído les sale por el otro.  En realidad,  a estas alturas ya deberían ser maestros,  y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios.  Dicho de otro modo,  necesitan leche en vez de alimento sólido.

Mi espíritu vive pero mi cuerpo está muerto a causa del pecado.

Romanos 8: 10  Pero si Cristo está en vosotros,  el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado,  mas el espíritu vive a causa de la justicia.

En la conversión mi espíritu vive a causa de que Cristo mora en mí.

Pero mi cuerpo está muerto a causa del pecado.

En este proceso de sanidad (santificación) el Espíritu Santo va vivificando mis pensamientos, mis sentimientos, mis hábitos.

El Espíritu quiere fluir, manifestarse. Mi carne es el impedimento.

El proceso de sanidad es el debilitamiento de mi carne para que no tenga poder para estorbar la manifestación del Espíritu

Romanos 8: 10-13  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros,  el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Así que,  hermanos,  deudores somos,  no a la carne,  para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.

Este proceso de sanidad interior determina el éxito de nuestros ministerios.

Este proceso interior es una de las grandes diferencias entre Saúl y David.

Saúl fue ungido al otro día que fue elegido 1 Samuel 10:1; en cambio David esperó de 10 a 13 años. En el caso de Saúl sin la fuerza de carácter que proviene del ganar las batallas privadas, las victorias públicas sólo expusieron la debilidad de su corazón, algo que permanece oculto hasta alcanzar esas victorias. El sumar a la debilidad del corazón las victorias públicas provoca que uno se quede con la gloria que le corresponde a Dios. David alcanzó una fortaleza interior fruto de años de pruebas que lo prepararon para manejar las victorias y la responsabilidad de gobernar.

 

ES NECESARIO UN BEBER CONTINUO DEL ESPÍRITU

Efesios 5:18  No os embriaguéis con vino,  en lo cual hay disolución;  antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos,  con himnos y cánticos espirituales,  cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre,  en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Levítico 6:12  Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará,  sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana.

La comunión con el Espíritu Santo tiene que ver con lo cotidiano.

Con el beber continuamente, con el mantener la paz en mi corazón.

Es como el maná, el maná de ayer no sirve para hoy.

La llenura de ayer no me sirve para hoy. Es un andar en novedad de vida. Romanos 6:4

NOSOTROS SOMOS LOS QUE TRASLADAMOS LA PRESENCIA DE DIOS

El mantener mi vida continuamente llena del Espíritu Santo más la creciente conformación de mi vida a la semejanza a Cristo provoca que la presencia de Dios llene todo mi ser, se haga realidad el anhelo de Dios de hacer morada en mí.

Juan 14:23  El que me ama,  mi palabra guardará;  y mi Padre le amará,  y vendremos a él,  y haremos morada (tabernáculo) con él.

En el Antiguo Pacto la presencia de Dios residía en el tabernáculo.

 Números 7:89  Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión,  para hablar con Dios,  oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio,  de entre los dos querubines;  y hablaba con él.

Al ignorar David cómo debía trasladarse el tabernáculo, causó la muerte de Uza.

1 Crónicas 15:14-15  Así los sacerdotes y los levitas se santificaron para traer el arca de Jehová Dios de Israel. Y los hijos de los levitas trajeron el arca de Dios puesta sobre sus hombros en las barras,  como lo había mandado Moisés,  conforme a la palabra de Jehová.

Hoy nosotros somos los responsables de trasladar la presencia de Dios a todo lugar que vamos. Nos toca a nosotros santificarnos.

 

LA PRESENCIA DE DIOS NOS TIENE QUE TRASCENDER

Juan 12:24-25  De cierto,  de cierto os digo,  que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere,  queda solo;  pero si muere,  lleva mucho fruto. El que ama su vida,  la perderá;  y el que aborrece su vida en este mundo,  para vida eterna la guardará.

Jesús desciende en Gadara

Lucas 8:27-28  Al llegar él a tierra,  vino a su encuentro un hombre de la ciudad,  endemoniado desde hacía mucho tiempo;  y no vestía ropa,  ni moraba en casa,  sino en los sepulcros. Este,  al ver a Jesús,  lanzó un gran grito,  y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo,  Jesús,  Hijo del Dios Altísimo?  Te ruego que no me atormentes.

Jesús no pronunció palabra, la vida trascendía su interior y afectaba lo que le rodeaba.

El endemoniado se sintió atormentado, reconoció su divinidad y le rogó.

Una poderosa reunión de oración

Hechos 4:31  Cuando hubieron orado,  el lugar en que estaban congregados tembló;  y todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Una alabanza poderosa

Hechos 16:25-26  Pero a medianoche,  orando Pablo y Silas,  cantaban himnos a Dios;  y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto,  de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían;  y al instante se abrieron todas las puertas,  y las cadenas de todos se soltaron.

 

NUESTRO SER INTERIOR ALCANZA LA PLENITUD.

Efesios 3:16-20  Para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecido con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones… para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Cuando no impedimos la habitación del Espíritu en nosotros, Cristo va ensanchando su morada y vamos siendo llenos de toda la plenitud de Dios.

 

NUESTRA COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO HASTA ALCANZAR UNA PLENITUD INTERIOR

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

Anuncios

LECCIÓN 14 – LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

14 –  LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

 Ampliar este contenido en el blog: Ministrando sanidad interior

Buenas noticias para los que sufren

Jesús inaugura su ministerio público (Lucas 4:18-19) leyendo en la sinagoga:

Isaías 61:1-3 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí,  porque me ungió Jehová;  me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,  a vendar a los quebrantados de corazón,  a publicar libertad a los cautivos,  y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová,  y el día de venganza del Dios nuestro;  a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza,  óleo de gozo en lugar de luto,  manto de alegría en lugar del espíritu angustiado;  y serán llamados árboles de justicia,  plantío de Jehová,  para gloria suya.

La Escritura habla de ‘abatidos’ (deprimidos), quebrantados de corazón’, (resentidos, ofendidos), cautivos (atados), ‘presos’ (oprimidos), ‘enlutados‘ (melancólicos), ‘afligidos’, ‘angustiados’.

Jesús es el Ungido y el Enviado:

– para sanar a todos los que sufren, liberarles y consolarles.

– para ordenar  que se les dé: gloria, óleo ade gozo y manto de alegría.

El enemigo viene trabajando sistemática en nuestras almas.

A lo largo de nuestras vidas ha ido construyendo áreas de debilidad en mis pensamientos, sentimientos y hábitos, heridas, ataduras para tener cautivos.

De manera que cada vez que necesitamos escapar de él tiene lazos por las cual nos puede someter.

2Timoteo 2:26  (para que) escapen del lazo del diablo,  en que están cautivos a voluntad de él.

 

EL ALCANCE DE NUESTRO CONFLICTO INTERIOR.

Nuestro yo.

Lucas 9:23-24  Si alguno quiere venir en pos de mí,  niéguese a sí mismo,  tome su cruz cada día,  y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida,  la perderá;  y todo el que pierda su vida por causa de mí,  éste la salvará.

Nuestro yo se niega a dejar de tener el control de todo lo que hacemos y sentimos.

Quiere mantenerse en el gobierno, el yo pretende salvar su gobierno.

Así es como perdemos la vida transformadora de Jesús.

Nuestra carnalidad es la que tenemos que debilitar

Romanos 8:6-8  Porque el ocuparse de la carne es muerte,  pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios;  porque no se sujetan a la ley de Dios,  ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Gálatas 5:17  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu,  y el del Espíritu es contra la carne;  y éstos se oponen entre sí,  para que no hagáis lo que quisiereis.

Mateo 26:41  Velad y orad,  para que no entréis en tentación;  el espíritu a la verdad está dispuesto,  pero la carne es débil.

La carne es la naturaleza egoísta del hombre, es la parte toda no redimida, que se resiste a morir y que se opone al Espíritu. No quiere perder el control.

Romanos 7:14-24  Porque sabemos que la ley es espiritual;  mas yo soy carnal,  vendido al pecado… Así que,  queriendo yo hacer el bien,  hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior,  me deleito en la ley de Dios;  pero veo otra ley en mis miembros,  que se rebela contra la ley de mi mente,  y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

Las estrategias de la carne

Jeremías 2:13  Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí,  fuente de agua viva,  y cavaron para sí cisternas,  cisternas rotas que no retienen agua.

El fruto de nuestra carnalidad.

Gálatas 5:19-21  Y manifiestas son las obras de la carne,  que son:  adulterio,  fornicación,  inmundicia,  lascivia, idolatría,  hechicerías,  enemistades,  pleitos,  celos,  iras,  contiendas,  disensiones,  herejías, envidias,  homicidios,  borracheras,  orgías,  y cosas semejantes a estas;  acerca de las cuales os amonesto,  como ya os lo he dicho antes,  que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

HACER MORIR NUESTRA CARNALIDAD

Ampliar este contenido en el blog:  Ministrando sanidad interior

 

Gálatas 5:16 Andad en el Espíritu,  y no satisfagáis los deseos de la carne.

Romanos 8:12-13  Así que,  hermanos,  deudores somos,  no a la carne,  para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.

Efesios 3:16-17  Para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones.

Nuestra carnalidad está compuesta por una complejidad interior de pensamientos, emociones, debilidades y pasiones.

Hacer morir significa debilitar, quitarle la capacidad de intervenir.

Cuánto más débil y complejo sea nuestro ser interior hay mayor turbulencia interior.

Al sanar nuestras heridas hay mayor estabilidad emocional y esto nos permite limitar (hacer morir) la actividad de nuestra carnalidad y potenciar la  actividad del Espíritu Santo

EL FRUTO DEL ESPÍRITU EN NOSOTROS

Gálatas 5:22-23  Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad (amabilidad), bondad,  fe (fidelidad), mansedumbre,  templanza (dominio propio).

El Espíritu manifiesta toda la virtud de Dios llenando todo nuestro ser interior.

Estas virtudes fluyen de la morada de Dios en mí, en la medida que mantengo la llenura del Espíritu y operan en mi ser interior. No son virtudes que están naturalmente en mí.

Necesito abrirme a la operación del Espíritu Santo para que esas virtudes que están en el Padre que están disponibles para nosotros por la redención que es en Cristo Jesús.

El amor (el gozo, la paz y así todas las demás) es una definición del Ser de Dios.

Ese amor es derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo.

No lo tenemos, lo recibimos y fructifica en nosotros por la acción del Espíritu.

1 Juan 4:16 Dios es amor y el que permanece en amor, permanece en Dios y Dios en él

Romanos 5:5  El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Nuestro gozo sea completo

Juan 15:11  Estas cosas os he hablado,  para que mi gozo esté en vosotros,  y vuestro gozo sea cumplido.

Nehemías 8:10 el gozo de Jehová es vuestra fuerza.

LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

LECCIÓN 10 – EL HOMBRE NECESITA VACIARSE PARA DAR LUGAR A LA ABUNDANCIA DE DIOS

10 – EL HOMBRE NECESITA VACIARSE PARA DAR LUGAR A LA ABUNDANCIA DE DIOS

Dios no puede llenar lo que está lleno.

No puede compartir su habitación con otras cosas que llenan el corazón.

El hombre necesita morir vaciarse de lo carnal y de lo terrenal

El ciclo natural de la vida:                 Nacer – Crecer – Morir

El ciclo espiritual de la vida: Nacer –  Morir –  Crecer

Tengo que ser un grano de trigo que cae en la tierra y muere

Solo lo que muere puede fructificar

Dios me llama a dar, a bendecir, a fructificar.

Juan 12:20-26  Quisiéramos ver a Jesús… De cierto,  de cierto os digo,  que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere,  queda solo;  pero si muere,  lleva mucho fruto. El que ama su vida,  la perderá;  y el que aborrece su vida en este mundo,  para vida eterna la guardará.  Si alguno me sirve,  sígame;  y donde yo estuviere,  allí también estará mi servidor.  Si alguno me sirviere,  mi Padre le honrará.

Jesús habla del grano de trigo cuando le preguntan acerca del como ver a Jesús.

Dios es dador, el hombre es receptor. Hay una forma de recibir egoísta. Lo espiritual no se recibe con actitudes egoístas. Se recibe muriendo, tomando la cruz.

 

VACIARSE, DESPOJARSE, ANONADARSE (KENOSIS)

Filipenses 2:5-8  Haya,  pues,  en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual,  siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo,  hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz

Efesios 4:22  En cuanto a la pasada manera de vivir,  despojaos del viejo hombre,  que está viciado conforme a los deseos engañosos,

Voluntariamente me reduzco a El.

Me limito, hay muchas que puedo hacer que parecen buenas pero están viciadas de deseos engañosos, elijo perder, ceder, servir…

Cuando me pongo en la silla de la demanda

Pierdo la bendición. Dios cambia el trato con mi vida. El que ama su vida la perderá.

Esperar que los demás respondan como yo quisiera

Al demandar se despierta lo peor de mí: envidas, celos, crítica y competencia.

Hay que alegrarse por como Dios bendice al otro.

Hay que madurar: dejar de ser niño

Dejar de sentirme en el centro del universo.

Todos se tienen que ocupar de mí, me tienen que atender, me tienen que cuidar, etc.

Tengo que mantenerme sentado en la silla del dar

Sin esperar nada a cambio. Ese es el ejemplo de Jesús y ese es el llamado

El que aborrece su vida en este mundo cosechará vida eterna.

 

EL HOMBRE LO TIENE QUE BUSCAR DONDE DIOS ESTÁ

En el Cantar de los Cantares la novia primero quería que el novio viniera a sus habitaciones para disfrutar de El, pero lo que el novio quería era que ella se levantara y lo siguiera.

Cantar de los Cantares 2:8-10   ¡La voz de mi amado!  He aquí él viene saltando sobre los montes, brincando sobre los collados…Mi amado habló,  y me dijo: Levántate,  oh amiga mía,  hermosa mía,  y ven.

Esta es el principio de la bendición: estar donde Dios está (y no estar donde Dios no está). Es la disciplina que Dios espera de mí.

Salir de los lugares donde Dios no está, donde Dios no bendice.

Cada uno sabe cuales son esos lugares. Quizá son cosas lícitas: amistades, fanatismo, ocupaciones que nos distraen del estar con Dios

Buscar los lugares donde Dios está

Salir de mis proyectos, morir a lo mío, y buscar los lugares donde Dios bendice.

Puedo identificar al menos tres lugares donde podemos encontrarnos con Dios

A) En lo secreto: cerrada la puerta, vos y El, a solas.

Mateo 6:6  Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

B) En las alabanzas de su pueblo:

Salmo 22:3  Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

C) En el servicio:

Mateo 25:37-40  Señor, ¿cuándo te vimos hambriento,  y te sustentamos,  o sediento,  y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero,  y te recogimos,  o desnudo,  y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo,  o en la cárcel,  y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey,  les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños,  a mí lo hicisteis.

 

LA ORACIÓN: EL CAMINO A LA ABUNDANCIA

Ampliar este contenido en el blog: ¿Cómo estamos discipulando hoy?

La oración secreta.

Salmo 25:14  La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto.

Mateo 6:6  Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Escuchar la voz de Dios

En Hebreo las palabras oír y obedecer tienen la misma raíz. “Shama”: es oír inteligentemente u obedecer.

Salmo 18:44 Al oír de mí me obedecieron

Eclesiastés 5:1 Cuando vengas a la casa del Señor acércate más para oír que para ofrecer sacrificios.

Para escucharle hay que estar quieto, despojado y en silencio.

Salmo 46:10  Estad quietos,  y conoced que yo soy Dios;

Salmo 37:7  Guarda silencio ante Jehová,  y espera en él.

Isaías 30:15  En descanso y en reposo seréis salvos;  en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. 

Orar sin cesar

Es esa continua comunión con el Espíritu Santo. Ese diálogo con El, que abarca todo el acontecer cotidiano. Es la oración en el Espíritu.

En donde el orar en lenguas ocupa un lugar muy importante.

1 Corintios 14:2, 4  Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres,  sino a Dios;          pues nadie le entiende,  aunque por el Espíritu habla misterios…  El que habla en lengua  extraña,  a sí mismo se edifica;

1 Corintios 14:18  Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros;

 

EL HOMBRE NECESITA VACIARSE PARA DAR LUGAR A LA ABUNDANCIA DE DIOS

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”