LECCIÓN 11 – DIOS NOS REVELA SU SANTIDAD COMO EL MODELO DESEABLE.

11 – DIOS NOS REVELA SU SANTIDAD COMO EL MODELO DESEABLE.

 

LA HERMOSURA DE SU SANTIDAD

Salmo 29:1-2  Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos, dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.

La santidad de Dios es hermosa, es deseable.

Es la perfecta libertad, es la pureza sin ningún condicionamiento, ni contaminación.

No hay doblez, no hay doble intención.

Es un estado deseable para mi alma, lo más apetecible.

Es un estado dónde los profundos anhelos de mi espíritu tienen toda libertad sin ningún condicionamiento de la carne para poder manifestarse.

DIOS BUSCA UN PUEBLO QUE ESA SANTIDAD.

Salmo 110:3  Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad.

Salmo 93:5  Tus testimonios son muy firmes; la santidad conviene a tu casa

Salmo 84:1-7 Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanques. Irán de poder en poder; Verán a Dios en Sión.

 

EN LA ÍNTIMA COMUNIÓN SERÁN TRANSFORMADOS

Salmo 50:23  El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios.

Salmo 91:14-16  Me invocará,  y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.

 2 Corintios 3:17-18  Porque el Señor es el Espíritu;  y donde está el Espíritu del Señor,  allí hay libertad. Por tanto,  nosotros todos,  mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor,  somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen,  como por el Espíritu del Señor.

 

NUESTRO MODELO ES JESÚS

Ampliar este contenido en otra predicación de Juan Manuel Montané. Ver.

Romanos 8:29  Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Gálatas 4:19 Sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en Ustedes.    

1 Juan 2:6 Debemos andar como el anduvo.

Efesios 3:17 Fortalecidos con poder en el hombre interior, para que habite Cristo por la fe en sus corazones.              

Gálatas 2:20 Ya no vivo yo mas, Cristo vive en mí.

Filipenses 3:7-8   Las cosas que para mí eran ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo y ciertamente aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.      

 

LA MISMA ACTITUD DE JESÚS: CORDERO Y LEÓN

Nuestro modelo en el quebrantamiento.

Filipenses 2:5-8 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual,  siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,  tomando forma de siervo,  hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre,  se humilló a sí mismo,  haciéndose obediente hasta la muerte,  y muerte de cruz.

1 Pedro 2:21  Pues para esto fuisteis llamados;  porque también Cristo padeció por nosotros,  dejándonos ejemplo,  para que sigáis sus pisadas;

2 Corintios 1:5  Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo,  así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

1 Pedro 4:12-14  Amados,  no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido,  como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo,  para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo,  sois bienaventurados,  porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.  Ciertamente,  de parte de ellos,  él es blasfemado,  pero por vosotros es glorificado.

Colosenses 1:24  Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros,  y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo,  que es la iglesia.

2 Timoteo 1:8  Por tanto,  no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor,  ni de mí,  preso suyo,  sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.

 

Nuestro modelo en la firmeza, un carácter quebrantado pero fuerte: cordero y león.

Apocalipsis 5:5, 12 He aquí que el León de la tribu de Judá,  la raíz de David,  ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos…  El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder,  las riquezas,  la sabiduría,  la fortaleza,  la honra,  la gloria y la alabanza.

Juan 2:17  El celo de tu casa me consume.

Lucas 9:51  Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba,  afirmó            su rostro para ir a Jerusalén.

Mateo 17:17  ¡Oh generación incrédula y perversa!  ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros?  ¿Hasta cuándo os he de soportar? 

Juan 2:15  Y haciendo un azote de cuerdas,  echó fuera del templo a todos,  y las ovejas y los bueyes;  y esparció las monedas de los cambistas,  y volcó las mesas;

 

EL MISMO MINISTERIO DE JESÚS: GRACIA Y VERDAD

Juan 1:14  Y aquel Verbo fue hecho carne,  y habitó entre nosotros  (y vimos su gloria,  gloria como del unigénito del Padre),  lleno de gracia y de verdad.

En el comienzo de su ministerio en Capernaúm, Marcos 1:22-28, quedaban admirados porque veían en él dos testimonios muy fuertes:

v22 la autoridad con que enseñaba

v27 la autoridad ministraba

– los espíritus inmundos le obedecen

– los enfermos se sanan

– los muertos resucitan

Vemos que en Cristo habitaba la plenitud de la deidad impactaba por la autoridad que el tenía dentro de El y por la autoridad que fluía de El

 

DIOS NOS REVELA SU SANTIDAD COMO EL MODELO DESEABLE.

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

Anuncios