LECCIÓN 18 – EL CUERPO DE CRISTO ES LA ENCARNACIÓN DEL MODELO CELESTIAL DE LAS RELACIONES TERRENALES

18 – EL CUERPO DE CRISTO ES LA ENCARNACIÓN DEL MODELO CELESTIAL DE LAS RELACIONES TERRENALES

 Ampliar este contenido en el blog:  ¿Cómo estamos discipulando hoy?

La Trinidad en sí misma es el modelo de la pureza y dinámica de las relaciones que tenemos que construir los hombres entre nosotros.

Dios estableció las relaciones familiares para que nos sirvan de analogía de las relaciones celestiales.

Aprendemos a ser padres del ejemplo de la misma paternidad de Dios.

Y de la paternidad aprendemos a valorar la paternidad de Dios.

El matrimonio, la paternidad son las grandes escuelas donde aprendemos de las relaciones humanas.

El otro gran desafío, el otro gran círculo de intimidad en el que aprendemos de las riquezas de la mutualidad: es la iglesia.

 

PARTICIPAR Y EDIFICAR EL CUERPO DE CRISTO

Dios establece que la forma en que nos relacionemos unos a otros es como si entre todos conformáramos el Cuerpo de Cristo sobre la tierra.

Donde Cristo es hoy la cabeza y cada uno de nosotros somos diferentes miembros de ese cuerpo.

Efesios 4:15-16  sino que siguiendo la verdad en amor,  crezcamos en todo en aquel que es la cabeza,  esto es,  Cristo, de quien todo el cuerpo,  bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente,  según la actividad propia de cada miembro,  recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Por la calidad de las relaciones que vamos construyendo todos vamos alcanzando un mayor crecimiento individual el conjunto, el cuerpo de Cristo, se va conformando se va edificando y todos vamos creciendo en amor.

Juan 13:34- 35  Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros;  como yo os he amado,  que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos,  si tuviereis amor los unos con los otros.

 

DISCERNIR EL CUERPO

1Corintios 11:27-29  Por lo tanto,  cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna,  será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. Así que cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. Porque el que come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena.

Es un pasaje muy fuerte, habla de participar de la cena sin discernir el cuerpo.

Sin discernir que el cuerpo tiene una unidad espiritual que esencial para poder participar de la cena.

 

NECESITO REVELACIÓN DE LA NATURALEZA ESPIRITUAL DE LA IGLESIA.

– Hay un cabeza espiritual.

Efesios 4:15-16  Al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor.

– Es Jesús quien edifica la iglesia.

Mateo 16:18  Sobre esta piedra edificaré mi iglesia,  y las puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella.

– Es Jesús quien constituye autoridades y los saca

Efesios 4:11  Él mismo constituyó a unos,  apóstoles;  a otros,  profetas;  a otros,  evangelistas;  y a otros,  pastores y maestros,

Es Jesús quien vela y cuida por el desarrolla de su iglesia

Efesios 4:16  Por su acción todo el cuerpo crece y se edifica en amor.,  sostenido y ajustado por todos los ligamentos,  según la actividad propia de cada miembro.

Es el Espíritu Santo el que trabaja en cada corazón para revelarnos la realidad espiritual del cuerpo de Cristo.

Nos enseña a insertarnos en un cuerpo, a buscar la cobertura y el consejo de otros.

 

LA CALIDAD DE LAS RELACIONES

Ampliar este contenido en el blog: Dios habla proféticamente a su iglesia

La meta que Dios se propone con nuestras relaciones es altísima.

Juan 17:21-23  para que todos sean uno;  como tú,  oh Padre,  en mí,  y yo en ti,  que también ellos sean uno en nosotros;  para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste,  yo les he dado,  para que sean uno,  así como nosotros somos uno. Yo en ellos,  y tú en mí,  para que sean perfectos en unidad,  para que el mundo conozca que tú me enviaste,  y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

 1 Corintios 1:10  Os ruego,  pues,  hermanos,  por el nombre de nuestro Señor Jesucristo,  que habléis todos una misma cosa,  y que no haya entre vosotros divisiones,  sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

La meta es altísima pero partimos de una realidad imperfecta que tenemos que perfeccionar.

Ampliar este contenido en otra predicación de Juan Manuel Montané. Ver.

 

 

¿CÓMO ME INSERTO EN EL CUERPO?

– una actitud correcta del que necesita ser ministrado

Expectativas de recibir de la gracia de Dios

Esencialmente hace falta alguien que vaya al encuentro con su hermano con expectativas de recibir, que venga con hambre de recibir Dios y de que Dios le hable por medio del hermano.

Hace falta un reconocimiento y un valorar el ministerio del que me ministra.

Mateo 10:40-41 El que ha ustedes recibe, a Mí me recibe… el que recibe a un profeta por ser profeta, recibirá recompensas de profeta                                                          

No sólo reconocimiento hace falta un compromiso.

1 Corintios 4:14-15 Podrán tener diez mil maestros que los instruyan acerca de Cristo, pero padres no tienen muchos. El único padre que tienen soy yo, pues cuando les anuncié la buena noticia de Jesucristo, ustedes llegaron a ser mis hijos

 

– una actitud correcta del que necesita ministrar

Expectativas de que Dios obrará

Cuando me encuentro con un hermano que está necesitado, tengo que ir a él con temor y con temblor, clamando en mi interior de que no se vaya como vino, que tenga un encuentro con el Señor no cumplir con una rutina.

Esperar que Dios abra el corazón del hermano

Cada corazón tiene una llave que lo abre. Cuando la encontramos entonces se produce ese vínculo espiritual se abre el corazón del otro para recibir y fluye la gracia de Dios

Tengo que ver lo que esa persona es y puede llegar a ser para Dios.

No puedo condicionar al otro en mi corazón. Esa visión producirá la pasión que impulsará nuestros esfuerzos para relacionarnos con ella.

 

EL CUERPO DE CRISTO ES LA ENCARNACIÓN DEL MODELO CELESTIAL DE LAS RELACIONES TERRENALES

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

Anuncios

3 pensamientos en “LECCIÓN 18 – EL CUERPO DE CRISTO ES LA ENCARNACIÓN DEL MODELO CELESTIAL DE LAS RELACIONES TERRENALES

  1. Pingback: 7.2 INTEGRARME PARA EDIFICAR EL CUERPO DE CRISTO | ¿CÓMO ESTAMOS DISCIPULANDO HOY?

  2. Pingback: C.3 ESTA REVOLUCIÓN ES PRODUCTO DE RELACIONES ÍNTIMAS Y COMPROMETIDAS | DIOS HABLA PROFÉTICAMENTE A SU IGLESIA

  3. Pingback: LAS IGLESIAS DEL APOCALIPSIS | SOLTAR LA PALABRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s