LECCIÓN 17 – LAS VIRTUDES DE LA TRINIDAD SON UN MODELO DE LA CALIDAD DE RELACIONES QUE TENEMOS QUE CONSTRUIR.

17 – LAS VIRTUDES DE LA TRINIDAD SON UN MODELO DE LA CALIDAD DE RELACIONES QUE TENEMOS QUE CONSTRUIR.

 

LA TRINIDAD COMO MODELO PERFECTO.

La última oración del Hijo al Padre nos revela el carácter de esa íntima relación en el mismo seno de la Trinidad.

Esta oración es el prolegómeno antes de esa rendición completa que Jesús tuvo que hacer como Hijo del hombre

Mateo 26:42  Padre mío,  si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba,  hágase tu voluntad.

 

LA UNIDAD EN LA TRINIDAD

Juan 17:1-26  Padre… glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti…

– Es un honrarse mutuamente

Yo te he glorificado en la tierra;  he acabado la obra que me diste que hiciese.  Ahora pues,  Padre,  glorifícame tú al lado tuyo,  con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

– Cada uno cumple con su misión.

He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste;  tuyos eran,  y me los diste,  y han guardado tu palabra… Yo ruego por ellos… porque tuyos son,  y todo lo mío es tuyo,  y lo tuyo mío;  y he sido glorificado en ellos. 

– Lo del Padre es del Hijo y lo del Hijo es del Padre.

Padre santo,  a los que me has dado,  guárdalos en tu nombre,  para que sean uno,  así como nosotros. 

– Unidad perfecta

Como tú me enviaste al mundo,  así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo,  para que también ellos sean santificados en la verdad.

– Una misión conjunta.

La gloria que me diste,  yo les he dado,  para que sean uno,  así como nosotros somos uno. Yo en ellos,  y tú en mí,  para que sean perfectos en unidad,  para que el mundo conozca que tú me enviaste,  y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

– Expresión perfecta de unidad

Padre,  aquellos que me has dado,  quiero que donde yo estoy,  también ellos estén conmigo,  para que vean mi gloria que me has dado;  porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.

– Amor eterno

Padre justo,  el mundo no te ha conocido,  pero yo te he conocido,  y éstos han conocido que tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre,  y lo daré a conocer aún,  para que el amor con que me has amado,  esté en ellos,  y yo en ellos.

– Conocimiento perfecto

Este pasaje nos conduce a una profunda revelación de esa intimidad de la Trinidad: unidad, amor, conocimiento, propósito común, dialogo.

Ese es nuestro modelo, Jesús se lo pidió al Padre así como somos nosotros sean ellos.

Es un desafío que sólo la fe lo puede ver como posible.

 

LA DIVERSIDAD COMPLEMENTARIA EN LA TRINIDAD

 

LA DEPENDENCIA ENTRE EL HIJO Y EL PADRE

Juan 5:17-20  Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja,  y yo trabajo...

No puede el Hijo hacer nada por sí mismo,  sino lo que ve hacer al Padre;  porque todo lo que el Padre hace,  también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo,  y le muestra todas las cosas que él hace;  y mayores obras que estas le mostrará,  de modo que vosotros os maravilléis.

Juan 10:37-38  Si no hago las obras de mi Padre,  no me creáis. Más si las hago,  aunque no me creáis a mí,  creed a las obras,  para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí,  y yo en el Padre

La Trinidad nos enseña todo un modelo de dependencia mutua y complementariedad.

Uno trabaja y el otro trabaja, el Hijo no hace nada por sí mismo.

El Hijo primero ve lo que el Padre está haciendo entonces eso hace.

Como el Padre ama al Hijo le muestra lo que está haciendo.

Todo un modelo para nuestras relaciones: tenemos que superar mucho individualismo, mucha dependencia de la búsqueda de éxitos personales y egoístas.

 

LA DEPENDENCIA ENTRE EL HIJO Y EL ESPÍRITU SANTO

Juan 14:16-18  Y yo rogaré al Padre,  y os dará otro Consolador,  para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad,  al cual el mundo no puede recibir,  porque no le ve,  ni le conoce;  pero vosotros le conocéis,  porque mora con vosotros,  y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos;  vendré a vosotros.

Las tres personas de la Trinidad trabajando complementariamente, el Hijo ruega, el Padre da y el Espíritu Santo viene.

– En esa morada del Espíritu viene el Hijo no estarán solo

Juan 14:26  Mas el Consolador,  el Espíritu Santo,  a quien el Padre enviará en mi nombre,  él os enseñará todas las cosas,  y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Juan 15:26  Pero cuando venga el Consolador,  a quien yo os enviaré del Padre,  el Espíritu de verdad,  el cual procede del Padre,  él dará testimonio acerca de mí.

– Tareas complementarias nos recordará todo lo que Jesús nos dice y dará testimonio.

Juan 16:7-15  Os conviene que yo me vaya;  porque si no me fuera,  el Consolador no vendría a vosotros;  mas si me fuere,  os lo enviaré. Y cuando él venga,  convencerá al mundo de pecado,  de justicia y de juicio. De pecado,  por cuanto no creen en mí; de justicia,  por cuanto voy al Padre,  y no me veréis más;  y de juicio,  por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.  Aún tengo muchas cosas que deciros,  pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad,  él os guiará a toda la verdad;  porque no hablará por su propia cuenta,  sino que hablará todo lo que oyere,  y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará;  porque tomará de lo mío,  y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío;  por eso dije que tomará de lo mío,  y os lo hará saber.

– Exaltación mutua, les conviene que me vaya.

Otra vez, el modelo de complementariedad y reconocimiento mutuo nos sirve de desafío a nuestras relaciones.

¡Las relaciones en la misma Trinidad vienen a ser el techo que tenemos que alcanzar en nuestra forma de relacionarnos!

 

LAS VIRTUDES DE LA TRINIDAD SON UN MODELO DE LA CALIDAD DE RELACIONES QUE TENEMOS QUE CONSTRUIR.

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

 

 

 

Anuncios