LECCIÓN 15 – LA VIDA DE JESÚS SEA CONFORMADA EN NOSOTROS

15  – NUESTRA COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO HASTA ALCANZAR UNA PLENITUD INTERIOR

 Ampliar este contenido en el blog: ¿Cómo estamos discipulando hoy?

ES UN PROCESO

No podemos pasar por alto que cada persona crece a un ritmo diferente.

1Corintios 3:1-3  De manera que yo,  hermanos,  no pude hablaros como a espirituales,  sino como a carnales,  como a niños en Cristo. Os di a beber leche,  y no vianda.

Hebreos 5:11-16  Sobre este tema tenemos mucho que decir aunque es difícil explicarlo, porque a ustedes lo que les entra por un oído les sale por el otro.  En realidad,  a estas alturas ya deberían ser maestros,  y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios.  Dicho de otro modo,  necesitan leche en vez de alimento sólido.

Mi espíritu vive pero mi cuerpo está muerto a causa del pecado.

Romanos 8: 10  Pero si Cristo está en vosotros,  el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado,  mas el espíritu vive a causa de la justicia.

En la conversión mi espíritu vive a causa de que Cristo mora en mí.

Pero mi cuerpo está muerto a causa del pecado.

En este proceso de sanidad (santificación) el Espíritu Santo va vivificando mis pensamientos, mis sentimientos, mis hábitos.

El Espíritu quiere fluir, manifestarse. Mi carne es el impedimento.

El proceso de sanidad es el debilitamiento de mi carne para que no tenga poder para estorbar la manifestación del Espíritu

Romanos 8: 10-13  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros,  el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Así que,  hermanos,  deudores somos,  no a la carne,  para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.

Este proceso de sanidad interior determina el éxito de nuestros ministerios.

Este proceso interior es una de las grandes diferencias entre Saúl y David.

Saúl fue ungido al otro día que fue elegido 1 Samuel 10:1; en cambio David esperó de 10 a 13 años. En el caso de Saúl sin la fuerza de carácter que proviene del ganar las batallas privadas, las victorias públicas sólo expusieron la debilidad de su corazón, algo que permanece oculto hasta alcanzar esas victorias. El sumar a la debilidad del corazón las victorias públicas provoca que uno se quede con la gloria que le corresponde a Dios. David alcanzó una fortaleza interior fruto de años de pruebas que lo prepararon para manejar las victorias y la responsabilidad de gobernar.

 

ES NECESARIO UN BEBER CONTINUO DEL ESPÍRITU

Efesios 5:18  No os embriaguéis con vino,  en lo cual hay disolución;  antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos,  con himnos y cánticos espirituales,  cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre,  en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Levítico 6:12  Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará,  sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana.

La comunión con el Espíritu Santo tiene que ver con lo cotidiano.

Con el beber continuamente, con el mantener la paz en mi corazón.

Es como el maná, el maná de ayer no sirve para hoy.

La llenura de ayer no me sirve para hoy. Es un andar en novedad de vida. Romanos 6:4

NOSOTROS SOMOS LOS QUE TRASLADAMOS LA PRESENCIA DE DIOS

El mantener mi vida continuamente llena del Espíritu Santo más la creciente conformación de mi vida a la semejanza a Cristo provoca que la presencia de Dios llene todo mi ser, se haga realidad el anhelo de Dios de hacer morada en mí.

Juan 14:23  El que me ama,  mi palabra guardará;  y mi Padre le amará,  y vendremos a él,  y haremos morada (tabernáculo) con él.

En el Antiguo Pacto la presencia de Dios residía en el tabernáculo.

 Números 7:89  Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo de reunión,  para hablar con Dios,  oía la voz que le hablaba de encima del propiciatorio que estaba sobre el arca del testimonio,  de entre los dos querubines;  y hablaba con él.

Al ignorar David cómo debía trasladarse el tabernáculo, causó la muerte de Uza.

1 Crónicas 15:14-15  Así los sacerdotes y los levitas se santificaron para traer el arca de Jehová Dios de Israel. Y los hijos de los levitas trajeron el arca de Dios puesta sobre sus hombros en las barras,  como lo había mandado Moisés,  conforme a la palabra de Jehová.

Hoy nosotros somos los responsables de trasladar la presencia de Dios a todo lugar que vamos. Nos toca a nosotros santificarnos.

 

LA PRESENCIA DE DIOS NOS TIENE QUE TRASCENDER

Juan 12:24-25  De cierto,  de cierto os digo,  que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere,  queda solo;  pero si muere,  lleva mucho fruto. El que ama su vida,  la perderá;  y el que aborrece su vida en este mundo,  para vida eterna la guardará.

Jesús desciende en Gadara

Lucas 8:27-28  Al llegar él a tierra,  vino a su encuentro un hombre de la ciudad,  endemoniado desde hacía mucho tiempo;  y no vestía ropa,  ni moraba en casa,  sino en los sepulcros. Este,  al ver a Jesús,  lanzó un gran grito,  y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo,  Jesús,  Hijo del Dios Altísimo?  Te ruego que no me atormentes.

Jesús no pronunció palabra, la vida trascendía su interior y afectaba lo que le rodeaba.

El endemoniado se sintió atormentado, reconoció su divinidad y le rogó.

Una poderosa reunión de oración

Hechos 4:31  Cuando hubieron orado,  el lugar en que estaban congregados tembló;  y todos fueron llenos del Espíritu Santo,  y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

Una alabanza poderosa

Hechos 16:25-26  Pero a medianoche,  orando Pablo y Silas,  cantaban himnos a Dios;  y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto,  de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían;  y al instante se abrieron todas las puertas,  y las cadenas de todos se soltaron.

 

NUESTRO SER INTERIOR ALCANZA LA PLENITUD.

Efesios 3:16-20  Para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecido con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones… para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Cuando no impedimos la habitación del Espíritu en nosotros, Cristo va ensanchando su morada y vamos siendo llenos de toda la plenitud de Dios.

 

NUESTRA COMUNIÓN CON EL ESPÍRITU SANTO HASTA ALCANZAR UNA PLENITUD INTERIOR

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

Un pensamiento en “LECCIÓN 15 – LA VIDA DE JESÚS SEA CONFORMADA EN NOSOTROS

  1. Pingback: 3.1 ETAPAS EN EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL | ¿CÓMO ESTAMOS DISCIPULANDO HOY?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s