LECCIÓN 14 – LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

14 –  LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

 Ampliar este contenido en el blog: Ministrando sanidad interior

Buenas noticias para los que sufren

Jesús inaugura su ministerio público (Lucas 4:18-19) leyendo en la sinagoga:

Isaías 61:1-3 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí,  porque me ungió Jehová;  me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,  a vendar a los quebrantados de corazón,  a publicar libertad a los cautivos,  y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová,  y el día de venganza del Dios nuestro;  a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza,  óleo de gozo en lugar de luto,  manto de alegría en lugar del espíritu angustiado;  y serán llamados árboles de justicia,  plantío de Jehová,  para gloria suya.

La Escritura habla de ‘abatidos’ (deprimidos), quebrantados de corazón’, (resentidos, ofendidos), cautivos (atados), ‘presos’ (oprimidos), ‘enlutados‘ (melancólicos), ‘afligidos’, ‘angustiados’.

Jesús es el Ungido y el Enviado:

– para sanar a todos los que sufren, liberarles y consolarles.

– para ordenar  que se les dé: gloria, óleo ade gozo y manto de alegría.

El enemigo viene trabajando sistemática en nuestras almas.

A lo largo de nuestras vidas ha ido construyendo áreas de debilidad en mis pensamientos, sentimientos y hábitos, heridas, ataduras para tener cautivos.

De manera que cada vez que necesitamos escapar de él tiene lazos por las cual nos puede someter.

2Timoteo 2:26  (para que) escapen del lazo del diablo,  en que están cautivos a voluntad de él.

 

EL ALCANCE DE NUESTRO CONFLICTO INTERIOR.

Nuestro yo.

Lucas 9:23-24  Si alguno quiere venir en pos de mí,  niéguese a sí mismo,  tome su cruz cada día,  y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida,  la perderá;  y todo el que pierda su vida por causa de mí,  éste la salvará.

Nuestro yo se niega a dejar de tener el control de todo lo que hacemos y sentimos.

Quiere mantenerse en el gobierno, el yo pretende salvar su gobierno.

Así es como perdemos la vida transformadora de Jesús.

Nuestra carnalidad es la que tenemos que debilitar

Romanos 8:6-8  Porque el ocuparse de la carne es muerte,  pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios;  porque no se sujetan a la ley de Dios,  ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Gálatas 5:17  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu,  y el del Espíritu es contra la carne;  y éstos se oponen entre sí,  para que no hagáis lo que quisiereis.

Mateo 26:41  Velad y orad,  para que no entréis en tentación;  el espíritu a la verdad está dispuesto,  pero la carne es débil.

La carne es la naturaleza egoísta del hombre, es la parte toda no redimida, que se resiste a morir y que se opone al Espíritu. No quiere perder el control.

Romanos 7:14-24  Porque sabemos que la ley es espiritual;  mas yo soy carnal,  vendido al pecado… Así que,  queriendo yo hacer el bien,  hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior,  me deleito en la ley de Dios;  pero veo otra ley en mis miembros,  que se rebela contra la ley de mi mente,  y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

Las estrategias de la carne

Jeremías 2:13  Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí,  fuente de agua viva,  y cavaron para sí cisternas,  cisternas rotas que no retienen agua.

El fruto de nuestra carnalidad.

Gálatas 5:19-21  Y manifiestas son las obras de la carne,  que son:  adulterio,  fornicación,  inmundicia,  lascivia, idolatría,  hechicerías,  enemistades,  pleitos,  celos,  iras,  contiendas,  disensiones,  herejías, envidias,  homicidios,  borracheras,  orgías,  y cosas semejantes a estas;  acerca de las cuales os amonesto,  como ya os lo he dicho antes,  que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

HACER MORIR NUESTRA CARNALIDAD

Ampliar este contenido en el blog:  Ministrando sanidad interior

 

Gálatas 5:16 Andad en el Espíritu,  y no satisfagáis los deseos de la carne.

Romanos 8:12-13  Así que,  hermanos,  deudores somos,  no a la carne,  para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne,  moriréis;  mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.

Efesios 3:16-17  Para que os dé,  conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones.

Nuestra carnalidad está compuesta por una complejidad interior de pensamientos, emociones, debilidades y pasiones.

Hacer morir significa debilitar, quitarle la capacidad de intervenir.

Cuánto más débil y complejo sea nuestro ser interior hay mayor turbulencia interior.

Al sanar nuestras heridas hay mayor estabilidad emocional y esto nos permite limitar (hacer morir) la actividad de nuestra carnalidad y potenciar la  actividad del Espíritu Santo

EL FRUTO DEL ESPÍRITU EN NOSOTROS

Gálatas 5:22-23  Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad (amabilidad), bondad,  fe (fidelidad), mansedumbre,  templanza (dominio propio).

El Espíritu manifiesta toda la virtud de Dios llenando todo nuestro ser interior.

Estas virtudes fluyen de la morada de Dios en mí, en la medida que mantengo la llenura del Espíritu y operan en mi ser interior. No son virtudes que están naturalmente en mí.

Necesito abrirme a la operación del Espíritu Santo para que esas virtudes que están en el Padre que están disponibles para nosotros por la redención que es en Cristo Jesús.

El amor (el gozo, la paz y así todas las demás) es una definición del Ser de Dios.

Ese amor es derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo.

No lo tenemos, lo recibimos y fructifica en nosotros por la acción del Espíritu.

1 Juan 4:16 Dios es amor y el que permanece en amor, permanece en Dios y Dios en él

Romanos 5:5  El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Nuestro gozo sea completo

Juan 15:11  Estas cosas os he hablado,  para que mi gozo esté en vosotros,  y vuestro gozo sea cumplido.

Nehemías 8:10 el gozo de Jehová es vuestra fuerza.

LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

2 pensamientos en “LECCIÓN 14 – LA SANIDAD DEL ALMA DEBILITANDO NUESTRA CARNALIDAD

  1. Pingback: 1 – LA IMPORTANCIA DE LA SANIDAD DE NUESTRAS ALMAS | Ministrando sanidad interior en el discipulado

  2. Pingback: 5 – A. EL DESORDEN DE MIS PASIONES | Ministrando sanidad interior en el discipulado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s