LECCIÓN 13 – CUANDO PERMANECEMOS EN CRISTO DIOS NOS LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

13 – CUANDO PERMANECEMOS EN CRISTO DIOS NOS LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

 Ampliar este contenido en el blog: El Reino de Dios. Clase 1. Tópico 1.5

Juan 15: 1, 3 Yo soy la vid verdadera, mi Padre es el labrador, y ustedes son las ramas

Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes.

El llamado para el inconverso es: Venid a mí. Mateo 4:19, 11:28

El llamado para el creyente es: Permanecer en mí.

El permanecer en Cristo nos mantiene unida a la vid verdadera,  a la fuente de vida.

De Cristo fluye por todas las ramas la sabia: que es la vida eterna.

Permanecer en Cristo es:

Permanecer en la Palabra

Juan 15:7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, lo que quieran pedir se les concederá.

Permanecer en Su amor.

Juan 15:10-11 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa.

 

EL PERMANECER EN CRISTO PERMITE Y PROVOCA LA LLENURA DEL ESPÍRITU. 

La consecuencia del permanecer, del estar unido a la vid, del recibir la vida que fluye del Padre es el mantenernos llenos del Espíritu.

Hay una fuente de la que tengo que beber

Juan 4:14  Mas el que bebiere del agua que yo le daré,  no tendrá sed jamás;  sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Efesios 5:18-20  No os embriaguéis con vino,  en lo cual hay disolución;  antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos,  con himnos y cánticos espirituales,  cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre,  en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Es una fuente de vida que proviene de Dios.

Yo permanezco unido a El buscando de El bebiendo de El.

 

El estar llenos del Espíritu es una forma de vivir.

Así como el acostumbrarse a vivir vacíos, débiles.

Al permanecer llenos del espíritu todo adquiere un verdadero sentido

Las Sagradas Escrituras fueron escritas por personas llenas del Espíritu sólo la desean y la pueden comprender quienes están llenos del Espíritu

Las reuniones son dirigidos por personas llenas del Espíritu sólo podrán percibir lo que pasa quienes estén llenos

La vida devocional es para personas llenas y sedientas

La música espiritual  es para personas llenas

Las relaciones, quienes te aman,  necesitan a un hijo, un hermano, un novio lleno Espíritu Santo

 

HAY UNA PAZ QUE ME TIENE QUE GOBERNAR

Juan 14:27  La paz os dejo,  mi paz os doy;  yo no os la doy como el mundo la da.  No se turbe vuestro corazón,  ni tenga miedo.

Filipenses 4:7  Y la paz de Dios,  que sobrepasa todo entendimiento,  guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Colosenses 3:15  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones.

Al permanecer al ser lleno del Espíritu hay un vínculo que evidencia mi unión con El.

Es el vínculo de la paz. Es esa paz que ministra el Señor.

Esa paz nos tiene que gobernar, nos tenemos que sujetar a ella por es un don que guarda nuestros corazones y nuestros pensamientos.

 

ESE VÍNCULO QUE TENEMOS QUE CIUDAR ES UNA PERSONA

Es nuestro amigo, el que me ayuda en mi debilidad.

Romanos 8:26  Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad;

Podemos entristecerlo.

Efesios 4:30-31  Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios,  con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura,  enojo,  ira,  gritería y maledicencia,  y toda malicia.

Podemos apagarlo.

1 Tesalonicenses 5:19  No apaguéis al Espíritu.

Podemos resistirlo

Hechos 7:51  Resistís siempre al Espíritu Santo; como hicieron vuestros padres.

Podemos contender con El.

Génesis 6:3  No contenderá mi Espíritu para siempre con el hombre.

 

LA CONSECUENCIA DEL PERMANECER EN CRISTO Y DEL ESTAR LLENO DEL ESPÍRITU

Llevar mucho fruto

Juan 15:5 El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; porque separados de mí no pueden ustedes hacer nada.

Juan 15:8 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos.

Este fruto son vidas transformadas, los primero convertidos de Acaya se les llama los primeros frutos.

Una persona es fiel al Señor cuando logra lo máximo con los recursos y talentos que Dios le ha dado. Como en la parábola de los talentos: Siervo bueno y fiel.

Esto implica aceptar desafíos y correr riesgos. Tenemos que confesar que nos asustan los riesgos. Sin riesgos no necesitamos fe.

Lo que pidan se les concederá

Juan 15:7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, lo que quieran pedir se les concederá.

Salmo 37:4-5  Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él;  y él hará.

Dios quiere que corramos riesgos porque El está con nosotros dispuestos a respondernos. El secreto está en nuestra unidad  con Cristo.

Lo que hemos contemplado y palpado tocante al Verbo de vida.

Sus palabras permanecen en nosotros. Su amor permanece en nosotros.

 

CUANDO PERMANECEMOS EN CRISTO DIOS NOS LLENA DEL ESPÍRITU SANTO

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”

Anuncios

LECCIÓN 12 – EL SEÑORÍO DE CRISTO HASTA ALCANZAR SU IMAGEN

12 – EL SEÑORÍO DE CRISTO HASTA ALCANZAR SU IMAGEN

 

Hay una contundente relación entre el deseo de Dios de intimar con nosotros y nuestra santidad. Queremos ser más santos para agrandar su habitación en mí y vivir en una más intensa intimidad con El, cada vez mi carne se debilita más y tiene menos ingerencia en mi vida.

Este es la razón por la que queremos ser más santos, la santidad no es un propósito en sí mismo; es un estado en el cual Dios tiene libertad para obrar y manifestar en y desde nuestras vidas.

Esta santidad es el máximo estado que el hombre puede anhelar.

Es la libertad donde todos los anhelos que tenemos en nuestro espíritu los vivimos y los manifestamos sin ingerencia de nuestra carnalidad.

Es la hermosura de la santidad. Salmo 29:2

Hay una santidad que atrae y una santidad que espanta.

La santidad en el Espíritu, es hermosa, es una libertad deseable.

La santidad en la carne, condena produce soberbia.

Esta santidad es la consecuencia del reconocimiento del Señorío de Cristo en todas nuestras vidas.

 

EL SEÑORÍO DE JESUCRISTO

El libro de los Hechos de los apóstoles termina así:

Hechos 28:30  Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada,  y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo,  abiertamente y sin impedimento.

El concepto del Reino de Dios, era una expresión familiar para los judíos.

En cambio, en el imperio romano, en una cultura más amplia que el judaísmo, hablar de que Jesucristo es el Kyrios -que es la palabra griega por Señor- tenía mucho más resonancia.

Ellos conocían al César y el título que éste tenía no era rey, sino Kyrios, porque era un rey con más amplias facultades.

Asumir que Él es el Kyrios implica doblar la rodilla, bajar el orgullo, la rebeldía, cambiar de actitud.

No obstante, el hombre tiene la actitud contraria: yo hago lo que quiero; a mí no me manda nadie; yo vivo como se me da la gana.

Ése es el pecado del hombre. Cuando esa actitud de independencia, rebeldía, orgullo, se rompa, y el pecador se arrodille interiormente, se humille y cambie de actitud, y le diga Kyrios a Jesús, lo estará aceptando como Señor, como el que manda ahora en su vida.

Mi vida, mi tiempo, mi dinero, mi casa, mi familia, mi auto, mi empresa, mi futuro, ya no son míos. Es todo de El.

Lucas l4:33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo

Decirle Kyrios a Jesús, significa asumir que yo soy un siervo, un esclavo, que mi vida no me pertenece, que soy una propiedad de mi Amo, de mi Señor. La palabra griega “dulos” fue traducida por “siervo”, pero más directo es “esclavo”.

Romanos 1:1  Pablo esclavo de Jesucristo.

Esa es la condición para ser salvos.

Romanos 10: 8-9 Esta es la palabra de fe que predicamos, que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios lo levanto de los muertos, serás salvo.

Romanos 10: 13 Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

HAY UNA ESTATURA QUE TENGO QUE ALCANZAR

Efesios 4:13-15  hasta que todos lleguemos… a un varón perfecto,  a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes,  llevados por doquiera de todo viento de doctrina,  por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza,  esto es,  Cristo,

Vamos dejando la niñez espiritual caracterizada por la falta de discernimiento y la fluctuación y vamos creciendo hasta alcanzar la medida, esa medida es la estatura de la plenitud de Cristo.

 

VAMOS CRECIENDO SIEMPRE Y EN TODO

1 Corintios 15:58  Estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre,  sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Colosenses 1:10-11  Para que andéis como es digno del Señor,  agradándole en todo,  llevando fruto en toda buena obra,  y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder,  conforme a la potencia de su gloria,  para toda paciencia y longanimidad;

2 Tesalonicenses 1:3  Por cuanto vuestra fe va creciendo,  y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás

 

HASTA QUE CRISTO SEA FORMADO EN NOSOTROS

Gálatas 4:19  Hijitos míos,  por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto,  hasta que Cristo sea formado en vosotros,

2 Corintios 4:11  Porque nosotros que vivimos,  siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús,  para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

Este proceso de formación de Cristo en mí, es un proceso doloroso.

Para mí y para quienes me rodean, semejante a los dolores de parto.

En la medida que buscamos la manifestación de la vida de Cristo hay un proceso muy doloroso para mi yo, para mi bienestar, para mi comodidad: es la muerte de nuestro yo el debilitamiento de mi carnalidad.

Lucas 17:33  Todo el que procure salvar su vida,  la perderá;  y todo el que la pierda,  la salvará.

 

HASTA SER EDIFICADOS COMO MORADA DE DIOS EN EL ESPÍRITU

1 Pedro 2:4-5  Acercándoos a él,  piedra viva,  desechada ciertamente por los hombres,  mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también,  como piedras vivas,  sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo,  para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo

Efesios 2:20-22  Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas,  siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio,  bien coordinado,  va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Las  piedras vivas se van adaptando, se van acomodando unas con otras para ser edificadas como un lugar donde el Espíritu puede morar para que Dios se manifieste.

 

EL SEÑORÍO DE CRISTO HASTA ALCANZAR SU IMAGEN

Material preparado para grupos de estudios bíblicos por Juan Manuel Montané

Publicado en el blog: “LA ESENCIA DEL MENSAJE DE DIOS”